EL ICOSAEDRO

Es uno de los Sólidos Platónicos, base de nuestros domos geodésicos.

Se asocia al elemento agua, lo que nos permite conocer sus características principales más fácilmente puesto que el elemento agua es ampliamente conocido.

Esta formado por 20 caras triangulares iguales.

En lo que se refiere a su simbolista y afectación energética en los seres humanos representa el fluir, la intuición, el subconsciente, la magia, lo receptivo.

icosaedro_dibuix

Es emoción, sentimiento, confianza, capacidad para dar y recibir.

El agua es el alimento de la vida. Sus moléculas son sensibles a las emociones que les rodean, tomando preciosas formas ante el amor, la paz y la armonía, tal como muestran los estudios de Masaru Emoto.

Nuestros sentimientos son extremadamente importantes, nos afectan directamente a nosotros y a quienes nos rodean.

Según los sentimientos que favorecemos, reconocemos y liberamos, se incrementa o se reduce nuestra energía, nuestra obertura y nuestra capacidad comunicación.

masaru-emoto

Favorece el flujo energético, la sanación y la estabilidad emocional. Limpia y purifica.

cristalaguapura

El icosaedro favorece la armonía, el amor verdadero y la conciencia crística.

Algunos de los aspectos que favorece el icosaedro son: El flujo energético, sanación y estabilidad emocional, unión y reconexión, conocimiento, solución y redención, desintoxicación, confianza, sanación.

Se puede utilizar para la meditación de diversas maneras, mediante la contemplación o poniéndolo a nuestro lado para recibir el influjo de su energeometría, favoreciendo en nosotros los aspectos comentados y muchos otros.

Luz diamantina, más clara que mil soles, invade mi cuerpo emocional y lo depura de todas las energía negativa, todos los puntos oscuros se convierten en luz pura, fluida y resplandeciente, todo lo que no encaja en la plenitud del Ser, ahora se lo lleva el agua.

Soy bendecido, amado y guiado, nada está fuera de la perfección del cosmos.

PRÁCTICA:

  • Entra en un estado de quietud usando la respiración.
  • Imagina o pon el icosaedro en tu mano o delante tuyo, si está colgado y gira suavemente mejor. De ser posíble sitúate dentro de un domo geodésico basado en el icosaedro.
  • Contémplalo un rato y luego cierra los ojos. Puedes poner una música acuática, siente el fluir del agua en tu interior. Déjate guiar, será fácil entrar en un estado onírico donde se pueden sanar muchas cosas.
  • Acepta esta purificación como un regalo y acaba con un agradecimiento.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar